domingo, 20 de noviembre de 2011

Hearts recycled but never saved

-Bueno, me voy, es tarde y no quiero aburrirte.
-Tienes razón, yo también me iré, pero no me has aburrido.-Te levantas del taburete.-Mierda, no llevo suficiente para el taxi.-Dices mientras rebuscas en la cartera.
-Podemos volver juntos si quieres.
-No, no voy a hacerte gastar tanto dinero.
-Insisto, me has hecho compañía y has aguantado mis absurdas historias durante horas, es lo mínimo. 
-Lo mínimo sería que no hicieses nada, pero si tanto quieres, no te voy a hacer el feo.-Dices riendo.
Subís las escaleras y empieza a chispear. La luz de la luna se puede entrever desde atrás de las espesas nubes, pero aún así es escasa.
-Perfecto.-Te quejas-Ahora va a ser imposible que pare ningún taxi.
-¿Taxi? Eso no va conmigo.-Dice mientras se dirige a la limusina aparcada delante del local.-¿Subes?


-Ilse

2 comentarios:

  1. *_____________* me encantó, a ver como sigue ;)

    ResponderEliminar

Si dejas comentarios, que sean sobre la entrada, blog, o alguna pregunta que tengas para mi. Por favor, no hagas spam, no visitaré tu blog si lo haces...
gracias :)