miércoles, 11 de julio de 2012

Meh.

Barcelona, estación de Sants, diez y diecisete de la noche. Una muchacha sola apoyada en la pared, entre las escaleras mecánicas y los baños de donde sale un olor asqueroso. "No tardará en venir" piensas. Un grupo de canis escandalosos con su reggetón resonando por los túneles. Empieza a latirte la herida de la aorta, debe estar cerca. ¿Camuflado entre esos parásitos sociales? Ries, eso sería divertido de ver, lástima que no hayas traído la cámara. Oh, lo recuerdas, no serviría de nada, cosas de vampiros. Pronto aparecen por las escaleras mecánicas.
-Pallasos...-Murmuras.
Uno de ellos se gira cabreado.
-Perdona ¿Qué coño has dicho?
-Vaya, veo que la mierda de reggetón esa os ha afectado también al oído. Espera, para que lo entendáis mejor, es eso que hay dentro de la cabeza, lo que comunica la oreja con el cerebro. Ah! lo olvidaba, que vosotros no tenéis de eso.-Uno de ellos saca una navaja. Empiezas a notar la herida palpitar más rápido y ves una sombra tras una columna. Ríes.- Y a ver si os ducháis, que aquí a-pes-ta-Arrastras las sílabas burlandote de ellos.
-Mira niñata, ya me has tocado demasiado los cojones.-Dice el de la navaja, que se acerca a ti. De pronto aparece Edward  y le pega un puñetazo en la mandíbula que lo tumba al suelo. Los otros dos al verlo salen corriendo.
-Sabía que vendrías.-Dices con una gran sonrisa.
-¿Qué quieres decir, enana?
-No te gusta dejar las cosas a medias, y menos que te quiten las presas. Es fácil calar a un chulo engreído como tu.
-Ja, ja, ja. Qué rebelde eres, eh. Si no llego a venir, a saber qué te habrían hecho. ¿Qué ha sido de tus zarpas, Mifusi?
-Las reservo para las ocasiones especiales, ya lo sabes. Y por supuesto que me habrían hecho algo, ahí es donde entras tu. Ahora mismo el de seguridad debe estar flipando. Algo invisible acaba de tumbar a un tio, eso o tengo poderes mentales, por no decir que estoy hablando sola.
-Las cámaras. Te podían haber visto transformándote en lobo... Aunque sigo sin entender por qué aquí.
-Fácil. Sin cámaras me habría deshecho de esos, me cuesta contenerme, pero sabiendo que me podían descubrir he tenido que aguantarme. Si, habrías venido a por mi de todos modos, pero ha sido divertido el numerito de Eddie salvando a la loba. Un simple capricho.-Te diriges a la salida de emergencia y sales a un callejón.
-Espera, esto no va a quedar así. Si no recuerdo mal, la última vez que nos vimos comentaste que te gustaba el allioli ¿Me equivoco?
-Vaya, creí que eras tu el que estaba untado en ajo.-Vuelves a reír.
-Repito: Muy graciosa. Pero ya me has hartado.-Saca los colmillos y tu te echas atrás.
Te transformas y saltas sobre él. Pese a que intenta apartarse, ha perdido velocidad y consigues arañarle el brazo entero que empieza a sangrar. Intenta mantener su dignidad pero las heridas son profundas, del mareo se cae sobre sus rodillas. Te das la vuelta y te vas. Andas unos metros y te das cuenta de que no te ha atacado. Te vuelves y lo ves aún en el mismo sitio, mirándose la herida y maldiciendo todo lo maldecible. ¿No habrá tenido el valor de hacerte nada por miedo a perder?
-Ya nos veremos cuando dejes de ser un cobarde.-Te vas riendo

Al cabo de un rato para de palpitarte la herida. Ya está a más de un kilómetro, en alguna parte de la ciudad, seguro.
-Limón.

1 comentario:

  1. Loba contra vampiro, esto esta que arde.
    Me encanta <3

    ResponderEliminar

Si dejas comentarios, que sean sobre la entrada, blog, o alguna pregunta que tengas para mi. Por favor, no hagas spam, no visitaré tu blog si lo haces...
gracias :)